Primera Asamblea Socioambiental de la Región del Bío-Bío

Con la participación de ciudadanos y representantes de 74 organizaciones se realizó Primera Asamblea Socioambiental

En el contexto de los acontecimientos sociales que vive el país, el día 30 de octubre se realizó la primera asamblea socioambiental, donde se reunieron un total 120 personas, entre ellas, personas independientes y representantes de 74 organizaciones socioambientales y territoriales de la región, con el objetivo de posicionar las demandas socioambientales con respecto al acontecer nacional.
Las organizaciones se comprometen a trabajar de forma activa en el posicionamiento de las demandas ambientales, por medio del tejido organizacional que están formando, fortaleciendo lazos de apoyo, sororidad y fraternidad, fomentando la educación ambiental como una herramienta de empoderamiento para la ciudadanía, que entregue bases firmes para la preservación y protección del patrimonio ambiental de Chile.
«Como personas y organizaciones socioambientales ocupadas de la naturaleza en distintos temas y territorios, coincidimos en que el problema de fondo, que perpetúa la inequidad y descontento social en Chile, es el modelo económico de crecimiento exponencial capitalista y neoliberal; que beneficia a una élite política-empresarial, desvalora los diversos ecosistemas y menoscaba los derechos humanos de las personas que habitan el país».
Señalan además que «La naturaleza ha sido sobreexplotada, cosificada y mercantilizada por el modelo extractivista, generando contaminación ambiental y una falta de identidad territorial, que desvincula a las personas de la naturaleza y los saberes ancestrales; desconexión acentuada por la competencia e individualismo inculcado por el modelo colonial, además, la ausencia de formación cívica y ambiental debilita la participación ciudadana, siendo actualmente precaria, de tipo consultiva y no vinculante.
Por otra parte, la débil legislación e institucionalidad ambiental en Chile es violenta e impositiva, carece de capacidad técnica y científica en la toma de decisiones, con limitado poder de fiscalización y penalizaciones insignificantes a los daños y/o delitos ambientales, muchas veces irrisorio en comparación al deterioro ambiental y social. La falta de planificación territorial participativa y democrática, ha generado zonas de sacrificio, favoreciendo puntos de concentración de desarrollo industrial y un crecimiento desmedido de la urbanización, impactando de forma negativa al medio ambiente y el bienestar de los cohabitantes».
A nivel regional y local, exigen a las autoridades e instituciones el fin inmediato de las zonas de sacrificio y zonas saturadas, con el objeto de velar por la salud, calidad de vida de las personas y protección del medio ambiente; a través de instrumentos de planificación (metropolitano y comunales) reformulados con participación social vinculante. Proyectos como el puente industrial, PaCyT, proyectos inmobiliarios en altura y extensión, relleno de humedales, modelo de producción intensivo forestal y agrícola, minería de tierras raras y carreteras hídricas, son algunas de las amenazas que enfrentan nuestros diferentes ecosistemas.
Algunas de la soluciones que proponen para dar comienzo a una sociedad consciente y empoderada de sus derechos y deberes con la naturaleza, son: reconocer los derechos intrínsecos de la naturaleza, la soberanía de los pueblos sobre sus territorios, promoviendo la cultura y saberes ancestrales, renacionalización del patrimonio natural (especial énfasis en el agua como fuente de vida), cambio del modelo de desarrollo del país, rechazo al TPP-11, aprobación al acuerdo de Escazú; derogación del código de aguas con urgentes soluciones a la escasez hídrica nacional, descentralización de la gobernanza, soberanía territorial vinculante, educación ambiental integral, transversal y multicultural en el currículum educativo, recuperación de la identidad territorial, fomento de conocimientos científicos y tecnológicos al servicio de la naturaleza y las comunidades incorporando valores éticos, integración política-científico-ciudadanía para la gobernanza y cambio de la matriz energética por Energías Renovables y Limpias.
«Creemos que la gestión y realización de las medidas propuestas, implican un cambio de la Constitución del 80’, por una nueva, redactada a través de una asamblea constituyente plurinacional y participativa que respalde los derechos de las personas, comunidades, pueblos ancestrales y el medio ambiente natural de Chile. Además, creemos que el bienestar social se logrará cuando exista respeto por los derechos humanos, sociales y ambientales, de manera que juntos funcionen como un engranaje que moviliza a la sociedad hacia un futuro próspero».
Este comunicado fue validado a demás por 28 agrupaciones que se sumaron a la que será la segunda asamblea de organizaciones socioambientales, siendo un total de 102 organizaciones.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *